© 2024 Aspen Public Radio
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
0:00 0:00
Available On Air Stations
La misión de Aspen Public Radio es proporcionar noticias e información de confianza a todos los oyentes del valle Roaring Fork. Estamos trabajando para ofrecer más noticias en español a nuestra comunidad publicando aquí historias oportunas. Los servicios de traducción los proporciona Global Language Services.

El USFS ayuda al rebrote natural en la zona quemada por el incendio del lago Christine con plántulas locales

Sarah Pearson has been the regeneration coordinator for the White River National Forest since the 1990s. Here, she shows off a lodgepole pine seedling that she’s overseeing the replanting of in the Lake Christine Fire burn scar area.
Caroline Llanes
/
Aspen Public Radio
Sarah Pearson ha sido la coordinadora de regeneración del Bosque Nacional White River desde la década de 1990. Aquí, muestra una plántula de pino lodgepole cuya replantación está supervisando en la zona quemada por el incendio del lago Christine.

You can find an English-language version of this story here.

El incendio del lago Christine quemó más de 12,000 acres en la montaña Basalt en 2018, provocando la evacuación de más de 2.000 personas y dejando una zona quemada que permanece en el paisaje.

A casi 3,000 metros de altura en la montaña Basalt, es fácil ver donde el fuego dejó la marca, si se mira arriba.

Pero si mira hacia abajo, verá mucho verde.

Sarah Pearson, coordinadora de regeneración del Bosque Nacional White River, señala con su azada algunos pequeños brotes que algún día se convertirán en abetos.

Sarah Pearson’s hoe acts as a pointer to demonstrate where the saplings were planted the day before.
Caroline Llanes
/
Aspen Public Radio
La azada de Sarah Pearson sirve de puntero para demostrar dónde se plantaron los arbolitos el día anterior.

"Regeneración natural es lo que hay aquí", dijo. "Así que hay un poco en las partes que no ardieron mucho".

El Bosque Nacional de White River está llevando a cabo un importante proyecto de restauración en la zona de la quemada, replantando cerca de 80.000 árboles en zonas que no están viendo la regeneración natural, y necesitan un empujoncito.

Lo que hace especiales a estas plántulas, es que son todas locales, tomadas de otros puntos del bosque - sobre todo, del valle Roaring Fork. Pearson dice que es de esperar que esto aumente sus probabilidades de supervivencia.

"Lo bueno es que están genéticamente adaptados al clima de aquí y a todas las condiciones de crecimiento, porque intento plantarlos en un clima similar al del lugar donde fueron recolectados", afirma.

Los conos para las plántulas se recogieron en 2022 y han estado creciendo durante un año más o menos en el vivero Bessey de Nebraska, donde el Servicio Forestal recoge y planta todo tipo de semillas. Esto da a estos árboles una ventaja en la vida, pero es un proceso largo para conseguirlos realmente en la tierra.

"Estos de hecho se pusieron en las cajas, el 31 de octubre de 2023", relató Pearson. "Así que estuvieron congelados en estas cajas todo el invierno, y luego, hace unas semanas, empezaron a descongelarlos para que pudiéramos plantarlos".

Para cuando Pearson y su equipo empiezan a ponerlos en el suelo, ya son arbolitos de 15 centímetros de altura.

In the middle of the Lake Christine Burn Scar on Basalt Mountain, the tops of trees are still singed, six years after the wildfire.
Caroline Llanes
En medio de la zona de quemada del lago Christine, en la montaña Basalt, las copas de los árboles siguen chamuscadas, seis años después del incendio forestal.

Entonces, ¿por qué guarda el Servicio Forestal todas estas semillas durante años y años? ¿Y por qué esperaron seis años después del incendio para empezar a plantar?

Pearson y otros funcionarios dicen que les hacen esa pregunta todo el tiempo, porque el público está muy ansioso por ver cómo se recupera una zona después de un incendio. Pero el fuego es una parte natural del paisaje, aunque el incendio del lago Christine tuviera causas provocadas por el hombre. Funcionarios como Pearson quieren ver el rebrote natural antes de intervenir.

"Creo que ahora hay algunos estudios que han hecho que, si se espera de cinco a seis, siete años después de la quema, la supervivencia puede ser un poco mejor que si se hace antes", dijo.

Pero hay muchas variables que pueden influir en que una plántula llegue a adulta. Una de las más importantes es el cambio climático provocado por el hombre, que conlleva su propia serie de impactos, desde temperaturas más cálidas y secas en las zonas más elevadas hasta incendios forestales más cálidos, graves y rápidos.

"Hace 20 a 30 años, en realidad no teníamos tantos incendios importantes en el (Bosque Nacional) White River", recuerda Pearson. "De hecho, cuando empecé en Dillon en los años 90, toda la gente del equipo lo llamaba 'el Bosque del asbesto' porque nunca ardía nada. Pero claro, ahora las cosas han cambiado".

El equipo de Pearson está haciendo todo lo posible para garantizar la supervivencia de los pinos y abetos asegurándose de plantarlos en lugares que les gusten.

“Tenemos una distancia más o menos a diez pies allí, y aquí. Y yo ya me estoy fijando de ese pino. Tengo que ver la distancia. El otro tiene que ir por aquí.”

Pedro Cruz, with Tovar’s Reforestation, plants a seedling in the ground. Cruz said each member of the 12-person crew was planting a little over a thousand seedlings each day.
Caroline Llanes
/
Aspen Public Radio
Pedro Cruz, de Reforestación de Tovar, planta una plántula. Cruz dijo que cada miembro del equipo de 12 personas estaba plantando algo más de mil plántulas cada día.

Este es Pedro Cruz, uno de los que están plantando árboles. Dijo que están buscando alrededor de 10 pies de distancia entre cada árbol, y considerar donde ya hay árboles.

Pasará alrededor de un siglo antes de que alguna de estas plántulas empiece a parecerse a sus vecinos más grandes, que tienen 50 o 60 pies de altura. Es el tipo de trabajo que requiere una visión a largo plazo.

Pearson lleva décadas trabajando en la reforestación y está acostumbrada a la larga escala de su trabajo... pero otros no.

"A veces la gente me pregunta: '¿por qué te gusta esto? Y yo les digo: 'bueno, sabes, dentro de 100 años se verá impresionante'", explica. "Estas personas dicen como, 'bueno, no me importa. No estaré vivo'. Entonces es como, 'sí, pero las generaciones futuras'. De vez en cuando hay que pensar más allá de uno mismo".

A freshly planted seedling stands among fireweed, and burned lodgepole pines. It’ll take about a century for it to reach its full height of 50-60 feet.
Caroline Llanes
/
Aspen Public Radio
Una plántula recién plantada entre hierbas de fuego y pinos quemados. Tardará aproximadamente un siglo en alcanzar su altura completa de 50-60 pies.

El Servicio Forestal tiene preparadas otras 60,000 plántulas para plantar en la primavera del año que viene. Esos futuros árboles estarán en un lugar mucho mejor si estas plántulas consiguen superar indemnes otra temporada de incendios.

Esta noticia fue traducido en Español por Convey Language Solutions.

Caroline Llanes is a general assignment reporter at Aspen Public Radio, covering everything from local governments to public lands. Her work has been featured on NPR. Previously, she was an associate producer for WBUR’s Morning Edition in Boston.