Listen Live

¿Cómo deberíamos usar las tierras públicas? Los votantes ayudarán a decidir

Oct 23, 2020

You can find an English language version of this story here.

 

Más de un tercio de Colorado está formado por tierras públicas y controlado por agencias como la Oficina de Gestión de Tierras (BLM). Las decisiones sobre cómo usar esas tierras pueden ser polémicas, ya que los conservacionistas y la industria privada compiten por los usos preferidos en esos millones de acres.

En última instancia, las normas para el uso de las tierras públicas suelen ser establecidas por funcionarios electos y las personas que nombran para dirigir los organismos de gestión de las tierras. A lo largo de la historia de los Estados Unidos, los asuntos relacionados con las tierras públicas se han topado con un acuerdo bipartidista abrumador.

"Nunca ha habido un momento que haya podido descubrir a través de una investigación meticulosa, en el que una cuestión sobre la retención y protección de las tierras públicas, los republicanos se alinearan de un lado y los demócratas del otro", dijo John Leshy, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de California Hastings. "Nunca se ha dado esto".

Leshy, quien una vez sirvió como abogado general del Departamento del Interior, habló en la Facultad de Derecho de la Universidad de Colorado poco antes de la pandemia. El tema de su charla fue cuánto ha cambiado el acuerdo sobre las tierras públicas.

"Creo que es justo decir que las políticas de la administración Trump apuntan nada menos que a un completo cambio de muchas décadas de políticas bipartidistas en relación con las tierras públicas", dijo en marzo.

Si esta administración se limita a un período, Leshy dijo que los esfuerzos de desregulación y las ventas de tierras públicas podrían ser revertidos por futuras administraciones. Un segundo mandato, sin embargo, podría conducir a cambios que serían difíciles de revertir. Hizo el argumento de que Estados Unidos está en una coyuntura crucial en la política de tierras públicas.

Credit Alex Hager / Aspen Public Radio

Las filosofías sobre cómo deben usarse las tierras públicas difieren. Los productores de petróleo y gas argumentan que algunas tierras deben ser protegidas para la conservación y la recreación, pero algunas también deben ser utilizadas para la extracción. 

"No todo se trata de Yellowstone y el Parque Nacional de las Grandes Dunas de Arena", dijo Kathleen Sgamma, presidenta de la Alianza de Energía Occidental, un grupo de presión y comercio de petróleo y gas con sede en Denver. "Hay muchas tierras que son paisajes de trabajo que son apropiados para esos múltiples usos. Y esos múltiples usos sostienen las economías rurales en la vertiente occidental y en todo el oeste".

Sgamma dice que la nación depende del petróleo y el gas para mantener sus luces encendidas.

"Alrededor del 70% de la energía estadounidense proviene del petróleo y el gas natural. Reemplazar eso por una alternativa llevará décadas", dijo. "Y todavía no tenemos una alternativa que haga todo lo que el petróleo y el gas natural hacen." 

Los conservacionistas dicen que es urgente eliminar la extracción. Jim Petterson, director de Colorado para el Trust for Public Lands, dice que mantener la protección en mente es la única manera de asegurar que esas tierras sigan siendo valiosas. 

"Tenemos que pensar en el valor a largo plazo que esas tierras proporcionarán a las comunidades locales para cosas como agua limpia y recreación al aire libre y todos los trabajos que se derivan de ello", dijo. "Y equilibrando eso con... ¿estamos dañando nuestras futuras oportunidades económicas para obtener ganancias a corto plazo?"

Petterson dice que comprende el papel que las industrias de extracción han desempeñado hasta ahora, pero postula que la producción de energía debe ser sostenible para asegurar la protección de las tierras públicas a largo plazo.

"Si no encontramos el equilibrio adecuado y ponemos la prioridad correcta en la protección de los recursos naturales", dijo Petterson, "no va a estar disponible para que las generaciones futuras se beneficien de la forma en que lo estamos haciendo hoy".

La palabra "equilibrio" aparece a menudo en las conversaciones sobre la gestión de las tierras públicas, en todos los puntos de vista del tema. 

Sgamma dice que mucha de la extracción de petróleo y gas se realiza en tierras que están designadas para múltiples usos - y algunas tierras no deberían ser utilizadas para la extracción en absoluto.

"No creemos que debamos poder hacer extracciones en todas partes", dijo. "No creemos que deberíamos poner pozos en parques nacionales o áreas protegidas. Entendemos que esos son reservados. También realizamos actividades recreativas en ellos. Nos encanta el aire libre".

Jim Petterson dice que incluso cuando los conservacionistas presionan para reducir la extracción, necesitan apoyar a la gente que podría quedar atrás al cambiar el uso de la tierra.

"Todos debemos ser conscientes de que la gente necesita poder ganarse la vida, dijo. "Para aquellos en los que las prioridades están cambiando - hemos visto esto en todo el país en lugares como la región carbonífera y los Apalaches - hay mucha pérdida de empleos y medios de vida. Lo hemos visto en algunos de los bustos que hemos tenido aquí en el petróleo y gas de Colorado y el petróleo de esquisto. Necesitamos asegurarnos de que podemos ayudar a la gente a hacer una transición justa lejos de algunas de estas prácticas dañinas".

Ambos están de acuerdo en que la dirección de la nación en el tema de las tierras públicas será determinada por los políticos en cargos electos, y si la gente tiene fuertes opiniones acerca de cómo se usan las tierras públicas, deben recordar esas opiniones en el momento de votar. 

 

"Yo diría que, para el votante promedio, lo más importante es pensar en lo que más valora de nuestras tierras públicas y buscar candidatos - ya sea a nivel de condado, federal o estatal - que van a cuidar de nuestras tierras públicas de una manera que coincida con sus valores", dijo Petterson.