Listen Live

La Narrativa Femenina Y La Diversidad Son Centro De Atención Con Voices

Jun 26, 2020

 

Iliana Rentería Bernal (adelante en el centro) representando su obra "Winged Woman" con Women's Voices el año pasado.
Credit Caito Foster

You can find an English-language version of this story here.

Cuando Iliana Rentería Bernal se mudó al valle Roaring Fork hace casi tres años, solamente soñaba con el escenario.   

“Antes trabajé en el Instituto Nacional de la Salud de México” dijo ella. “No tengo experiencia con el teatro, pero me encanta escribir y leer literatura y poesía”.

Eso hizo que el año pasado Bernal escribiera “Winged Woman” (Mujer con Alas) que puso en escena como actriz principal de la obra.  Se trata de una mujer que gradualmente se da cuenta que se está transformando en dragón y descubre su fuerza y su poder interior.

“Todo comenzó con conversaciones sobre expectativas y el papel que tenemos en la sociedad, y cómo nuestro aspecto hace que la gente tenga expectativas sobre nosotros, pero luego resultas ser totalmente diferente y eso depende de ti”, explicó Bernal.

Es raro encontrar voces como las de Bernal sobre el escenario.  Eso se debe a que los trabajos hechos por mujeres representan solamente el 28 por ciento de las obras teatrales que se producen en los Estados Unidos.  Las mujeres de color representan un porcentaje aún más pequeño entre escritores, productores y actores teatrales.  Por su parte, las dramaturgas han tomado nota de esto y algunas compañías de teatro como Voices, con base en Carbondale, están tratando de asegurarse que su trabajo llegue al escenario.   

 “Todavía tenemos una diferencia de ingresos”, explicó Kristin Carlson; ella es parte del consejo directivo de Voices, que produjo el trabajo original de Bernal. “Y los teatros con presupuestos y el apoyo necesario para producir nuevas obras están principalmente dirigidos por hombres, y las obras que son atractivas para directores artísticos masculinos quizás son diferentes de las que son atractivas para una directora”.

Voices tiene base en Carbondale y pone su foco de atención en narradoras y artistas diversas.  La organización tiene programas de teatro para estudiantes y para inmigrantes hispanoamericanos. Women’s Voices es su grupo teatral totalmente femenino.  El grupo escribe, pone en escena y produce sus propias obras, que a menudo están enfocadas en historias originales contadas desde una perspectiva femenina. 

El elenco de Women's Voices en una producción solo de mujeres presentada el año pasado. La presentación de este año en persona se convirtió a una presentación en audio y reproducción debido a los cierres ocasionados por COVID-19.
Credit Caito Foster

  “Mucha gente quiere producir guiones de mujeres”, explicó Julia Jordan, la directora ejecutiva de The Lilly’s, una organización con base en la ciudad de Nueva York que aboga por las mujeres en el teatro. “Pero, ellas anticipan parcialidad de parte de la otra gente y, ya sea que eso es cierto o no, o parcialmente cierto, de alguna manera se transforma en un círculo que se autoalimenta”.  

Jordan también está involucrada en The Count (el Conteo), a cargo del Gremio de Dramaturgos.  The Count evalúa 147 compañías de teatro y 3,970 producciones de todo el país y compila información sobre diversidad en la industria cada tres años.   

El último Conteo, publicado en 2017, muestra que la región de las Rocallosas tiene una de las menores tasas de obras producidas que fueron escritas por mujeres de color.  Es una tendencia que se ve reflejada en los escenarios de todo el país.   

Esto no se debe a falta de esfuerzo —comparado con la población en general, las mujeres blancas y las de color están sobre-representadas en carreras de literatura inglesa y teatro.  Jordan dijo que casi veinticinco por ciento de las licenciaturas relacionadas con artes escénicas pertenecen a mujeres de color.  Muchas de esas mismas mujeres terminan intentando carreras en el teatro, pero no logran que sus obras se representen en el escenario. 

“Se están transformando en dramaturgas reverenciadas por sus pares y por profesionales, especialmente cuando se las juzga a ciegas”, explicó Jordan. “Pero, cuando se llega al momento de ser producidas, los números bajan de 21 y 22 por ciento a solo 3—ahora, si pudiéramos rectificar eso, sería un gran avance para todas las mujeres”.

Por eso es que las historias producidas y representadas por Voices son tan importantes, según Renée Prince, la directora artística ejecutiva de Women’s Voices. La producción más reciente del grupo fue una actuación en audio llamada “The Collective Pause,” que se produjo durante los cierres relacionados con la pandemia.  Prince dijo que sirve como fuerte recordatorio del poder que tienen las palabras de las mujeres.   

“Este proyecto realmente nace del corazón.  Es un espacio donde la vulnerabilidad es bien recibida y donde realmente no se trata de lograr algo que esté bien o mal, solamente que sea honesto”, dijo Prince. “El podcast se percibió como una manera natural de reunir todas nuestras voces para compartirlas con la comunidad”.

Bernal dijo que sumar su voz al grupo ha sido una experiencia enriquecedora y ella recientemente ha pasado de ser dramaturga y actriz a ser miembro de la junta directiva de Voices.  Espera que su propia historia sirva de inspiración a otras mujeres.   

“Sólo desearía que más mujeres de color se unieran a proyectos como éste”, dijo ella.   “Porque es genial tener representación y ver que alguien que se te parece y tiene una historia como la tuya hace cosas sin temor y sencillamente muestra con orgullo lo que es.”

Jordan dijo que ella siente optimismo debido a que el número de mujeres de color que son productoras y dramaturgas está en alza y que una mayor diversidad lentamente se está afianzando en la comunidad teatral.  El movimiento Me Too (Yo También) se ha consolidado principalmente debido a las actrices de Hollywood.  Los hashtags de medios sociales como “OscarsSoWhite” también han destacado la falta de diversidad en películas con grandes presupuestos.   

Carlson agregó que lo que se está produciendo en escenarios locales de todo el país es invalorable para la discusión nacional.   

 

“Nuestras historias son muy importantes. Las divisiones entre nosotros solamente aumentan cuando no las conocemos, no hablamos sobre ellas o no escuchamos sobre ellas”, dijo Carlson. “Eso es lo hermoso del teatro.  Nos reconocemos a nosotros mismos en otras personas que no somos nosotros…es un paso importante para construir y mantener puentes”.

 

La singularidad y su aceptación no es algo malo, según la narrativa que hace Bernal de una mujer dragón alada.  En un escenario y como foco de atención, es un pensamiento que puede hacer que una innumerable cantidad de voces también alce vuelo.